6 maneras de conciliar el sueño

Conciliar el sueño por la noche es uno de los mejores retos a los que se enfrentan cada día algunas personas. Problemas de salud, preocupaciones, malos hábitos en la higiene del sueño... suelen ser algunos de los culpables de que conciliar el sueño se convierta en ocasiones en una auténtica pesadilla.

En el post de hoy queremos enseñarte 6 maneras y actitudes que adoptar durante el día para conseguir conciliar el sueño perfectamente cuando llegue la noche.

Pero antes de eso, ¿eres consciente de lo importante que es para ti dormir bien por la noche?

Durante las horas de descanso nocturno el cerebro pasa por cinco fases en las que ocurren distintas cosas y en las que varía la respiración, el ritmo cardiaco o la temperatura, entre otras cosas.
Lo que tienen en común las distintas etapas, independientemente de lo activa cerebralmente que sea cada una, es que te ayudan a descansar y sentirte con más energía:

  • Durante el descanso la información del día se asienta mejor, tu cabeza hace mejores reflexiones y se forman los recuerdos según lo vivido.
  • Mientras duermes descansa el corazón y el sistema nervioso, que tienen un papel fundamental y muy activo durante el resto del día.
  • Dormir bien ayuda al crecimiento adecuado durante la niñez y a la regeneración celular y de los tejidos.
  • También evita caer enfermo o mejora los dolores y síntomas de enfermedades gracias a la reposición del sistema inmunitario.

¿Cuánto tiempo es aconsejable dormir?

El total de horas de sueño depende de varios factores: edad, estilo de vida, estado de salud... Las horas de sueño diario medio recomendadas por los expertos según la edad son:

  • Entre las 16 y 18 horas para los niños recién nacidos
  • De 11 a 12 horas para niños de 2 a 5 años
  • Al menos 10 horas diarias para niños en edad escolar
  • De 9 a 10 horas en el caso de los adolescentes
  • Entre 7 y 8 horas para los adultos

Partiendo de todos estos datos, y sabiendo que la falta de sueño supone muchos problemas para la salud a corto y largo plazo...

¿Qué puedes hacer durante el día para conciliar el sueño mejor?

1. Fíjate unos horarios

Que te acuestes y te levantes siempre a la misma hora es muy bueno par ayudarte a conciliar el sueño. Aunque normalmente, de lunes a viernes, te veas obligado a levantarte pronto y a la misma hora por cuestión de trabajo, hay quienes no tienen ese tipo de rutina por cuestiones varias y sufren de desajustes en las horas de sueño.

Lo que si debes tomarte en serio es la hora de irte a la cama. Respetar un mismo horario para acostarte acostumbre a tu cuerpo a conciliar el sueño más rápido y mejor.

2. Una rutina mañanera

Llegar a dormir bien depende de tus actividades y bienestar que notes desde primera hora del día.

Cuando suene el despertador evita el "remolonear" y alargar el sueño 5 minutos más. De ese modo estás introduciendo la pereza en tu día desde el principio de la mañana. Si te lo puedes permitir, levántate con tiempo y dedica los primeros minutos a ti y a tu felicidad mañanera. Por ejemplo, una rutina de meditación de 20 o 30 minutos te ayudará a ubicarte en el presente y organizarte el día para aprovecharlo de forma sana.

rutinas mañaneras para conciliar el sueño

3. Controla la cafeína

Sabemos que sin tu café (o más bien cafés) diarios no eres nadie, pero ojito, mucho cuidado con pasarte el día enganchada al café o cualquier modo de cafeína.

Realmente, tomar o no café o derivados es otra manera de costumbrar a tu cuerpo. Por eso, reducir la cantidad de cafeína es un proceso al que tienes que ir acostumbrando tu cuerpo poco a poco. sobre todo debes cuidarte de no consumir cafeína de ningún tipo en las 8 horas previas a irte a la cama.

4. Practica deporte

Vaya por delante que practicar deporte es bueno para conciliar el sueño a cualquier hora, pero lo ideal para "caer redondos" es hacer ejercicio entre las 4 a 6 horas antes de acostarte.

Al hacer deporte tu temperatura corporal sube más de lo normal. Esto conlleva que el posterior descenso de la temperatura corporal mande un mensaje a tu cerebro y tu cuerpo avisándole de que tiene sueño y se aproxima la hora de irte a la cama.

5. Cena temprano

Irte a dormir mientras tu cuerpo está haciendo la digestión es una idea malísima. Además, tampoco es aconsejable cenar mucho antes de dormir. Por eso, el consejo es que cenes pronto dejando si puede ser 3 horas de diferencia con la hora de acostarte y que planees cenas ligeras y bajas en grasas.

Tu cuerpo nota mucho la diferencia entre cumplir con esta pauta o no a la hora de conciliar el sueño.

6. Corta las preocupaciones

Uno de los motivos principales por el que suele costar dormirse por la noche es por el repaso a las preocupaciones y problemas que hacemos al acostarnos. Una pésima costumbre que nos come la cabeza y nos distrae de la tarea principal de dormir.

¿Qué solución podemos darle a este dilema?

Tómate 20 minutillos (más o menos) y escribe en un papel las cosas que te preocupan y dale durante ese tiempo que te has planeado las vueltas que necesitas. Pero ni un minuto más, ni uno menos. Cuando termines ese tiempo, el momento de preocupaciones ha terminado. Asume que ese es el espacio que tienen reservado los problemas y no les permitas que tengan hueco en tu dormitorio.

Durante ese momento de analizar los problemas del día, te aconsejamos que te dejes acompañar de la aromaterapia y del aceite esencial BIO de lavanda de Aromas de Andalucía. Sus propiedades relajantes te ayudarán a calmarte y a conciliar el sueño mucho mejor.

Aceite esencial BIO Lavanda de Aromas de Andalucía
twitterfacebookinstagramcartmagnifiercross
Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo