Helados caseros para refrescar tu verano

¡Qué ricos están los helados caseros! Con estas temperaturas no hay quien se resista a un rico helado, granizado, sorbete o polo para refrescarse ¿verdad? Pero, ¿y si ahora no hiciera falta salir de casa para disfrutar de tu momento helado?

Hoy aprendemos a preparar nuestros propios helados en casa. Una receta que parece difícil, pero que podrás realizar en unos pocos pasos y con la que dejarás la boca abierta a tu familia y amigos.

Además, como en Aromas de Andalucía nos encanta cuidar de ti, te contamos 5 recetas de helados caseros muy saludables, ligeros y fáciles de hacer.

¡Se nos hace la boca agua! ¿empezamos a disfrutar?

1. Helado casero de yogur

El origen de estos helados caseros de yogur son los míticos "polos home made" que hacíamos de pequeños tan solo clavando una cuchara en un yogur y metiéndolos en el congelador. Sin más.

Ahora damos un pasito más aunque la receta sigue siendo muy muy sencilla.

Te aconsejamos usar de base yogur natural entero o yogur batido para dar cremosidad y textura al helado. Para endulzarlo puedes añadir miel, almíbar, esencia de vainilla o un poquito de azúcar (muy poco)

Ya solo queda añadir la fruta triturada o el sabor que quieras darle al helado mezclándolo todo bien antes de meterlo en el congelador durante 3 horas.

helado casero de yogur con chocolate

2. Sorbete de frutas

Frutas como la sandía, el melón, el melocotón o la papaya son ideales para preparar un rico sorbete de fruta fresquito y muy sano.

Tan solo tienes que triturar bien la fruta que elijas y meterla en el congelador si la fruta es dulce, por lo que no hace falta que añadas azúcar.

Puedes añadir un poco de zumo de limón para darle un toque cítrico. Es resto es simplemente disfrutarlo bien frio en las calurosas tardes de verano.

3. Helados protéicos

Si, también podemos hacer helados caseros ricos en proteínas y cuidar nuestra línea a la par que disfrutamos.

Lo único que tenemos que hacer es sustituir el clásico yogur entero, la mantequilla o los huevos de un helado normal por un yogur griego natural, queso fresco batido desnatado o incluso tofu sedoso como base de nuestros helados caseros.

Ahora también puedes añadirle sabor con ingredientes saludables: frutas disecada, frutos secos, batidos, cremas naturales, cacao proteico...

helados caseros de proteínas

4. Bombones

Parece lo más complicado, pero es lo más sencillo de todas. Solo tienes que tener a mano una cubitera de toda la vida.

Bien puedes hacer bocaditos de fruta helada triturando la pieza de fruta que más te guste, o bien podemos hacer bombones con base de chocolate, yogur, queso... derretidos y una mini porción de fruta en el interior.

Se queda un mini dulce que disfrutas en un solo bocado y que te quita el deseo de postre sin empacharte.

5. Polos caseros

Otra receta tremendamente fácil. Los míticos polos de hielo solo necesitan de un molde de polo reutilizable, una base líquida y fruta o topins si lo deseas.

Si quieres un poco de fruta solo tienes que congelar en el molde fruta triturada mezclada con leche, batido, yogur... Además, puedes ir cambiando la receta haciendo los polos con leche y cacao, natillas líquidas, zumos naturales o cualquier cosa que puedas triturar y luego congelar en tu molde.

Cinco maneras de refrescar tu verano de manera saludable y sencilla, con las que podrás acercar la fruta y los lácteos a los más pequeños de la casa casi sin que se den cuenta.

Una forma deliciosa de pasar una tarde divertida en familia o con amigas y seguir cuidando de tu salud mientras disfrutar.

¿Tienes ya todos los ingredientes? Empezamos a cocinar.

twitterfacebookinstagramcartmagnifiercross
Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo