Madre e hija, 6 claves para una relación sana

Si toda relación humana es complicada, la de madre e hija no se queda atrás. A pesar de ser uno de los vínculos más fuertes y especiales, la unión entre madre e hija sufre a lo largo de la vida altos y bajos que depende de ambas partes estabilizar.

Aprovechando que este domingo celebramos en España el Día de la Madre, queremos compartir contigo 6 consejos para mantener una buena relación madre e hija.

1. Ponte en su piel

Este consejo debe aplicarse en ambas direcciones. La madre debe recordar que ella también ha pasado por el momento vital que ahora vive su hija. Aunque siempre serán épocas y experiencias distintas, hay que recordar que un día pasaste por algo similar y te ayudará a entender mucho mejor lo que piensa y siente tu hija.

En el caso contrario se requiere un ejercicio de empatía y un juego hacia un "yo del futuro". Como hija piensa ¿cómo me gustaría a mi que fuera esto si yo fuera la madre? ¿cómo me lo tomaría? ¿por qué sufre mi madre tanto por esto? Es complicado pero es un esfuerzo necesario que recompensa la relación madre e hija.

2. Compartir sabiduría

Ni lo de siempre es lo único válido ni los tiempos modernos son lo mejor. En el medio está la virtud.

Tanto aceptar los consejos de la voz de la experiencia que da una madre, como aprender de la vida moderna lleva a que madre e hija se entiendan mucho mejor.

Comparte con tu madre las novedades y las noticias de interés de cualquier ámbito para que esté al día. Ayúdala a sumarse al mundo de las Redes Sociales y que participe en el mundo de hoy. Ella se sentirá más partícipe de tu mundo y satisfecha como madre.

3. Cada una tiene su espacio

Aunque pasa tiempo juntas es fundamental para cuajar una buena relación madre e hija, igualmente importante es que cada una mantenga su espacio de tranquilidad y evasión.

Pedir tiempo y espacio para ti sea el tipo de relación que sea no es nada negativo ni quiere decir que tengas ningún problema con esa persona. Al revés, siempre es para mejorar.

Desde la perspectiva de la madre es más complicado respetar el espacio de parcela privada de una hija. Sin embargo, hacer el esfuerzo tiene como frutos la confianza y la gratitud.

Cuanto más control se quiera tener sobre la vida de un hijo, mayor hermetismo y desconfianza se generan.

4. Críticas constructivas entre madre e hija

Quizás esta sea la tarea más difícil de toda la lista. Y no solo entre madre e hija, en general a cualquier persona le cuesta enfocar las críticas y opiniones negativas hacia una intención de mejor o refuerzo que sirva para no caer dos veces en el supuesto error.

Normalmente utilizamos expresiones negativas que no están acompañadas de razonamientos que las refuercen y que ayuden a la otra persona a entender porque se piensa de una forma u otra. Por no hablar de los tonos y formas que suelen acompañar a las opiniones negativas y que por costumbre degeneran en peleas y discusiones.

¿Qué hacer para solucionarlo?

Lo primero: cállate. No es que no des tu opinión, sino que te tomes uno segundos para pensar tu respuesta. Lo primero que puede pasar es que algo que a priori te parece malo con explicaciones lo veas de otra manera. Y lo segundo es que la otra persona, sea madre o hija seguramente no necesita tu negatividad y contrariedad rotunda antes una idea o hecho.

Di lo que no te gusta, por supuesto, pero siempre de manera respetuosa, calmada y buscando otras opciones. Sobre todo lo intentes imponer tu opinión y repetirla sin cesar. Así solo encontrarás rechazo y mal humor.

5. Actividades en común

Como os hemos dicho, una de las maneras de afianzar la relación entre madre e hija es pasar juntas tiempo de calidad. Ese tiempo de calidad se consigue realizando actividades que os gusten a las dos y en las que ambas disfrutéis.

Ir al gimnasio o a clase de pilates, una tarde a la semana para ir al cine, dos días de paseo a la semana para hablar de vuestras cosas... lo que sea pero que se convierta en vuestro momento.

Aunque siempre se mantenga el respeto y la línea madre e hija, la complicidad y la diversión son igualmente importantes.

6. Aprende a pedir perdón

Si pedir perdón es básico para tu salud mental en general, más todavía lo es entre madre e hija.

En este tipo de relación con tantísima confianza las cosas tienden a darse por hecho. Entre ellas el perdón y las gracias, dos palabras sencillas y mágicas que refuerzan la relación.

Lo primero es saber que la madre por el hecho de serlo no tiene siempre la razón en un conflicto y lo segundo es que jugar a quien lleva la razón no conduce a nada bueno.

Es importante recapacitar a tiempo y pedir perdón cuando sea necesario. Pedirlo no te hace más pequeño o débil, al contrario, te ayuda a crecer.

madre e hija pedir perdón

Estos son solo 6 consejos a modo general de como llevar una buena relación madre e hija. Aún así cada relación es un mundo y depende muchísimo de las circunstancias que cada familia tenga en casa.

Sea como sea, siempre puedes aplicar estos consejos e intentar mejorar.

Para empezar, te aconsejamos que por el Día de la Madre sorprendas a tu mami con uno de los packs de mikado + vela 100% cera de soja de Aromas de Andalucía. Un regalo muy original con el que crear un ambiente ideal en el que crecer y mejorar juntas.

twitterfacebookinstagramcartmagnifiercross
Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo