Reto: dormir en verano

¿Quién tiene la suerte de dormir del tirón en las noches de verano? _Muy pocos son los afortunados que lo consiguen, y desde Andalucía donde nos encontramos y convivimos con altas temperaturas lo sabemos de primera mano.

La solución más rápida para evitar las noches de calor en las que las sábanas son tu peor enemigo es el aire acondicionado o el ventilador, pero ¿es la solución más adecuada para nuestra salud y nuestro sueño?

En el post de hoy te contamos las recomendaciones que comparten los expertos en higiene del sueño para conciliarlo mejor durante las calurosas noches de verano.

CUIDADO CON LAS CENAS

Hacer una última comida del día pronto y ligera es fundamental para luego dormir bien. Ensaladas y pescado o carne a la plancha, gazpacho o cremas de verduras son los platos ideales para cenar en verano. Ligero y fáciles de digerir.

El alcohol por su parte no te ayudará nada a dormir bien, aunque caigas rendido antes, seguro que te desvelará a mitad de la noche. Cuidado.

LIBÉRATE DEL EXCESO DE ENERGÍA

Es tiempo de hacer muchos planes y disfrutar más al aire libre. Nuestro cuerpo tiene más actividad y sobre carga de energía para llevar adelante todos los planes que queremos hacer.

Para dormir mejor, es recomendable que elimines todo ese exceso de energía que es incompatible con el descanso. La solución, al contrario de lo que se puede pensar, no es consumir energía con ejercicios aeróbicos o saliendo a correr, esto te activará más. En cambio, un paseo tranquilo o practicar estiramientos, yogar o meditación te ayudarán a canalizar mejor toda esa energía de más.

EVITA LA SOBRE HIDRATACIÓN

La hidratación es fundamental siempre y mucho más en verano, no lo ponemos en duda. Sin embargo, hay que tener cuidado con beber demasiados líquidos antes de irte a la cama, esto puede desvelarte en mitad de la noche con ganas de ir al baño.

Si te cuesta coger el sueño, no queremos que cuando estés soñando nada te despierte a destiempo, ni siquiera el pis.

PREPARA TU HABITACIÓN

Parece mentira, pero dormir no es solo tirarse encima de las sábanas. Es importante que crees previamente el ambiente perfecto para conciliar el sueño. ¿Cómo lo haces?

  • Regula la temperatura: lo ideal es que la temperatura oscile entre los 18 y los 22 grados. Lo aconsejable es que los consigas antes de acostarte controlando las persianas o los aparatos de refrigeración.
  • Regular la iluminación: en esta cuestión para gustos, colores, pero lo ideal es reducir al máximo la luz de tu habitación. La oscuridad ayuda a relajarte y evitar estímulos externos.
  • Aparatos electrónicos: cualquier dispositivo, electrodoméstico o aparato que esté encendido o activado a tu alrededor puede alterar tu rimo del sueño. Evítalos en la medida de lo posible.

NO TE PASES CON LAS SIESTAS

El verano es el tiempo perfecto para echarnos esas ansiadas siestas que no podemos disfrutar durante el resto del año. El dilema es que habitualmente esa "siestecita" se nos va de las manos y dura mucho más de lo que debería.

Los expertos aconsejan y aseguran que una siesta de tan solo 15 o 20 minutos es más que suficiente para descansar y reponer las pilas. Excederse de ese tiempo nos altera los ritmos del sueño y llegamos a la noche sin ganas de dormir.

Quince minutos de siesta y luego un bañito en la playa es un planazo de tarde para pasar el verano y dormir bien.

Son pequeños gestos en los que no caemos pero que pueden marcar la diferancia a la hora de dormir bien o pasar una noche dando vueltas en la cama.

El descanso sigue siendo igual de importante durante todo el año. No pongas tu cuerpo al límite y cuídalo siempre.

twitterfacebookinstagramcartmagnifiercross
Carrito de compra
Sin productos en el carrito de compra.
Subtotal
0,00
Total
0,00
Continuar Comprando
0